¡Atrévete a pensar fuera de la caja!

Escrito por: Redacción Vallempresa365


Pensar fuera de la ‘caja’ o ‘pensar más allá de la caja’  es un llamado a arriesgarse a pensar diferente, desde una nueva perspectiva. La  caja representa todos esos paradigmas o etiquetas que nos limitan,  frases como: solo se hace de esa forma,  no hay otra manera, para qué intentarlo, ya todo está inventado entre otras, son claros ejemplos de lo que se encuentra dentro de la caja.

Sin embargo, es fácil hablar de ser creativos, innovadores, revolucionarios, lo complejo es  llegar realmente a serlo. Estamos tan acostumbrados a la caja que nos cuesta salir de ella, a pesar de que cada vez  es más claro que, más allá de los títulos académicos, la capacidad para tener un pensamiento divergente es vital. Esto es aún más importante en el ámbito empresarial,  sobre todo cuando se desea desarrollar un marketing efectivo y una estrategia innovadora.

<Lea también: Cómo tomar mejores decisiones>

Muchas veces pensamos que las ideas llegan como ese chispazo repentino que nos encuentra, o ese tan representado bombillo que de repente se enciende pero no funciona así. Como decía  Pablo Picasso “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”. Por eso hoy te traemos una lista de tareas para que puedas empezar a empujar las tapas de la caja, y dejar que las grandes y novedosas ideas te encuentren. 

  • Renueva tu suministro de información: Lee no solo las cosas que te gusten o sobre temas tengan que ver con tu trabajo. Lee libros y noticias que generalmente no leerías y de campos que desconoces. Si solo ves TV, empieza a leer el periódico, si solo lees en tu celular escucha la radio, cambia tu rutina en la forma de adquirir información.
     
  • Cambia la rutina física y cambiarás la rutina mental: Haz variaciones en tus hábitos, cambia la ruta que tomas al trabajo, o cambia de medio de transporte. Prueba nuevas comidas, visita nuevos lugares. Empieza un nuevo hobbie. 
     
  • Abre tu mente a lo diferente: Conoce nuevas personas, ábrete a conocer sobre su perspectiva, miedos, gustos, cultura. Aprende a ponerte en su lugar.
     
  • Reaprende a cuestionar: Cuando somos niños, tenemos esa etapa de los ‘por qué’, nuestra curiosidad y capacidad de asombro está alerta; sin embargo al crecer vamos perdiendo esa capacidad, o mejor, la vamos sepultando dentro de nosotros. ¡Recupérala! No te conformes con un ‘porque sí´ o una sola respuesta, explora las posibilidades. 
     
  • No subestimes tu imaginación: La mayoría de veces somos tan rígidos mentalmente que descartamos las ideas sencillas y las asociaciones de ideas simples, pero todo empieza en algún lugar. Lleva contigo una libreta o anota en tu celular esas ocurrencias que puedan surgir. Déjalas reposar, quién sabe si después al retomarla y pulirla, ahí está como diamante una gran idea. 
     

<Lea también: 5 características de las empresas innovadoras>


 

Valora: 
4
Promedio: 4 (1 voto)
Image CAPTCHA

Todos los materiales disponibles en este sitio están protegidos por las leyes nacionales y disposiciones de tratados internacionales de derechos de autor. Este material se ha colocado en este sitio de Internet bajo la autoridad del titular de los derechos con el único propósito de que los usuarios vean los materiales de este sitio. Los usuarios no están autorizados, para reproducir cualquiera de los materiales en cualquier forma o por cualquier medio, electrónico o mecánico, incluyendo almacenamiento de datos y sistemas de recuperación, grabación, fotografía,  impresión,  fotocopiado o cualquier otro medio.